Publicado: 17 de Noviembre de 2015

Una de las grandes virtudes de la madera es su versatilidad. De manera rápida y sin costes elevados podemos realizar estructuras adaptándonos a las características especificas de cada terreno. En esta construcción en concreto, parte de la planta de la vivienda se proyecta hacia afuera, salvando el desnivel del terreno, y dotando a todo el conjunto de ligereza.  La vivienda queda perfectamente integrada con el entorno.